top of page
Buscar

Introducción al estudio de la Estética

Trabajo desarrollado para el Bienio Propedéutico de Filosofía que estoy realizando en la ULIA (Universidad Libre de las Américas).

Observación: El texto en verde corresponde a las notas del evaluador.


Da tres motivos por los cuales es indispensable la promoción de la belleza, la armonía, de orden…


Tengo la impresión de que la gran mayoría de la humanidad está muy ocupada en conseguir lo básico para la subsistencia y el bienestar, cubrir las necesidades básicas. El disfrute consiste en cosas efímeras, un partido de football, una grillada acompañada de abundante cerveza, jugar a las cartas, una cena en un restaurante luego de ver una película. Esto es bello también pero a un nivel más primitivo. Los menos cultivarán el cuerpo con entrenamiento disciplinado. Muy pocos se pondrán a reflexionar sobre lo que es la vida, el sentido de su vida, la belleza de la naturaleza, admirar las estrellas, contemplar un amanecer, un atardecer, una tormenta que se avecina. Por qué  razón debería una flor ser portadora de tanta belleza? Bastaría con un pétalo y dos pistilos para atraer a los insectos voladores. Y ya contados los que asocian esto último a la bondad del Creador, meditándolo, contemplándolo. En principio todos los hombres están capacitados pero pocos tienen el privilegio de vivir de esta manera. Habrá que enseñar desde las escuelas a apreciar y desear lo bueno.


A veces uno trata de compartir la belleza que percibe en un paisaje, pero el otro no ve nada de interés y se fija en sus mensajes, en los últimos modelos de autos que cruza. Parecería ser que no tienen el chip, el software. Dan pena.


Otro ejemplo de belleza sería el del hombre caído en el camino a Jericó. El médico o la enfermera que se acerca al enfermo crucificado en la cama por su enfermedad para tratar de entender lo que le sucede y prodigarle los cuidados a su alcance. Es la belleza moral. Es acercarse a la verdad y al bien. Transformaremos así un hospital en un templo con muchas personas co-redimiendo con el sufrimiento.


Hoy día estamos ávidos de noticias pero no meditamos en la realidad histórica que nos toca vivir. “Hay sacerdotes muy preparados pero no encuentro sacerdotes sabios para promoverlos a obispos”, me decía una vez un nuncio.


En el arte moderno se quiere expresar la libertad a través de figuras sin sentido para el espectador. “Ah, pero el artista expresa lo que siente”.


Al contemplar una bella flor, nos lleva a la Causa que debe ser necesariamente buena, sabia, providente y todopoderosa para mostrar semejante cosa a sus criaturas.


En el amor humano, es al principio la atracción de la belleza del otro lo que atrae, por la descarga de dopamina en el cerebro, y luego el uno se va interesando en saber más del otro, conocerlo para amarlo más perfectamente. Quedarse en  la primera impresión y utilizar solo el cuerpo,  es faltar a la dignidad del otro. Debemos tratar de encontrar toda la verdad que oculta el otro (su dignidad, integridad, sentimientos, expectativas) y corresponder con el  amor.


Mucho gusto en leer su primer texto. Pienso que estamos sujetos a un bombardeo mediático y que es difícil pararse a pensar para que nuestras opiniones sean más libres y reflexivas. Muchas de las elecciones para descansar, trabajar, decidir, planear, etc., están motivadas más por lo que la publicidad marca. 

La admiración de la belleza ayuda mucho a cultivar esa reflexión que facilita también un espíritu más libre.

Cada uno desde su trinchera puede promover a su alrededor esta capacidad de admiración de la belleza, al margen de las tablets y la propaganda.



Analiza los distintos tipos de belleza, comparándolas entre sí. Anota en qué consiste cada uno, y qué tienen en común entre sí.


La belleza divina es indescriptible, pero es toda bondad y verdad. Es de una armonía total entre sus tres Personas.


Definitivamente, hay que comenzar por lo esencial.


Otro nivel de la belleza es la que surge de la acción humana, que es una dimensión de lo real, expresando lo agradable mediante sonidos, pinturas, plástica, artesanía, ciencia, técnica, trabajo manual, la labor educativa. Es real aunque no todos la perciben.


Hay también belleza en el servicio al vulnerable, en la fidelidad, la honestidad, en la expresión de todas las virtudes y los valores.


Otro nivel es la belleza física de la naturaleza, del mismo cuerpo humano. Un animal paseando, un pájaro volando, un insecto arrimándose a la flor. Los tejidos de los diferentes órganos humanos, todos trabajando al unísono y constituyendo un solo individuo. Es la primera vez que encuentro una descripción del pudor, una defensa espontánea de la persona para no ser tratada como objeto deseable y exigir el trato de persona.


Otras bellezas lo constituyen los logros científicos y técnicos cuando están dirigidos al bien de las personas y la sociedad.



¿Qué disposiciones se requieren para la captación de la belleza?


En primer lugar, como es justo, conviene entender que la belleza tiene un Autor perfectísimo, Bueno, Inteligente, Generoso al compartir con su criatura. ¿Por qué debería el Creador hacer cosas bellas, el cielo estrellado, infundir en nosotros la belleza moral? Por pura bondad.


El hombre debería tratar de mirar al ser, lo que es de verdad. La explicación del ser no la encontraremos en las ciencias experimentales, es un tema que no es abarcado por ellas ni por la economía ni por los bienes de mercado. No se puede construir una sociedad con instrumentos insuficientes. Necesitamos de la filosofía, la metafísica. Debemos tomar la libertad como la capacidad para elegir el bien, buscar la verdad. Sin Dios nada podemos hacer. Nietzsche, Sartre negándolo, terminan en el caos de la existencia. A menudo son los más fuertes los que nos imponen condiciones y exigencias. Además, los poderosos usurpan el lugar rector de Dios al dictar normas positivas de exterminio (guerras, abortos, eutanasia) y conductas culturales a seguir (relativismo, ideología de género).


Estamos nomás siempre confrontados a la mayoría que solo busca granos en el suelo, o pepitas de oro, que da igual. Yo los llamo “hombres pollo”. Jamás levantan la cabeza para mirar las estrellas, para buscar a Dios. Debe haber mucha belleza en la oración, los santos la experimentaron, es real, aunque no todos la experimentemos.


Podemos hacer contemplación en privado y en la acción. Una obra de misericordia, buscar la justicia social, la solidaridad y si es posible el amor.


Con esperanza, hay que aportar lo que cada uno tenga a su alcance con gran entusiasmo.



Aporte de la lectura 


Este capítulo me aporta algo que deseaba hace tiempo. La estética como búsqueda de la belleza tanto en su esencia como en su percepción. Y al final, anhelar la belleza es buscar a Dios que es el Ser, el sumo bien, la verdad completa. Así es.


Como ex docente de medicina, he enseñado cómo escuchar al enfermo, cómo examinarlo, cómo armar un diagnóstico y adecuar un tratamiento. Pero recién cuando me confiaron la Cátedra de Bioética pude apreciar y valorar las diferentes dimensiones de la persona humana. Obtener su consentimiento, comprender sus expectativas, sus miedos, sus valores, salir de una medicina centrada en la enfermedad a una centrada en la persona enferma. Ya muy tarde en mi vida, pude asemejar el hospital a un templo y a los pacientes clavados en sus camas como crucificados, y a los profesionales de la salud como buenos samaritanos.


Qué gran experiencia. Seguramente les ha dejado a sus alumnos mucho más que la sola información médica.


Pero me doy cuenta que acceder a esta percepción requiere muchos años. El joven profesional tiene muchas cosas de qué preocuparse y ocuparse, tiene su profesión naciente, la búsqueda de pareja, la incógnita de los hijos, el progreso económico buscado.


Precisamente por eso, la contemplación de la belleza les hace tanta falta. Hace reposar el alma en medio de tantas ocupaciones.


Muchas gracias por sus aportaciones.


Anhelar la belleza es buscar a Dios que es el Ser, el sumo bien, la verdad completa.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page